La comunidad afronta problemas de vivienda en Durham

Christy Thompson, la directora de desarrollo de Housing for New Hope, habla por teléfono en la oficina de la organización cerca del Boulevard Durham-Chapel Hill. Housing for New Hope es una organización sin fines de lucro que ofrece una variedad de programas para prevenir y reducir la falta de vivienda en el condado de Durham. (Fotografía por Maria Elena Vizcaino)


Nigel Brown cree que su destino lo llevó a trabajar ayudando a la gente a tener un techo sobre sus cabezas.

En Housing for New Hope, Brown lidera el programa de realojamiento rápido para familias que han perdido su hogar permanente. Este programa es uno de los muchos servicios que la organización ofrece. También son un puente entre personas sin hogar y recursos de la comunidad.

“Soy una voz para las familias de Durham que están siendo impactadas en este momento,” el digo.

Brown asiste a familias que son referidas a Housing for New Hope por albergues, organizaciones sin fines de lucro y el Departamento federal de Servicios Sociales. Él ayuda en negociando con dueños, distribuyendo fondos para renta y los servicios de agua y electricidad. En algunas ocasiones el programa le da a la familia dinero para comprar la comida y los muebles de su casa nueva.

A pesar que la organización opera desde una oficina de 300 pies cuadrados cerca Durham-Chapel Hill Boulevard con 20 empleados, el año pasado ayudaron a 82 familias regresar a un hogar permanente. Este año esperan ayudar a 75, dijo Olive Joyner, la directora ejecutiva de Housing for New Hope.

“Nuestra meta es tratar y emparejarlos con dueño que esté dispuesto a pasar por alto algunas de las barreras [de la familia] y conseguirles una vivienda tan rápido como podemos,” ella dijo.

La organización ofrece una amplia variedad de servicios para familias e individuos que no tienen un hogar permanente, y cada uno de sus clientes tienen diferentes metas. Algunos quieren aprender computación para encontrar un trabajo, y otros quiere en encontrar un hogar permanente y asequible, dijo Christy Thompson, la directora de desarrollo en Housing for New Hope.

“Para nosotros, éxito se cuándo nuestros clientes cumplen las metas que se han propuesto,” ella dijo.

El año pasado, la organización ayudó a 1,800 a través de diferentes servicios.

Encontrando hogares en NECD

Cuando se trata en reubicar familias a Northeast Central Durham, las casas vacías y habitables son escasas, dijo Brown.

Para cumplir con el Código de Vivienda de Durham, las casas deben cumplir “estándares de aptitud” como tener una buena infraestructura y también sistemas adecuados de calefacción y ventilación, entre otras cosas.

“Cuando encontramos una (casa), hay que hacer un trabajo extensivo para ponerlas a código, lo cual (lleva a) dos o tres semanas que familia no tiene un hogar.”

 

Algunos dueños, dijo Brown, aceptan pequeños cambios sin incrementar el monto de la renta. En la mayoría de las ocasiones, sin embargo, prefieren rentar a inquilinos que no estén en programa y por la tanto lo requieren una inspección de la casa.

¿Cuáles son las causas que lleva a personas a no tener un hogar?  

Apesar de que salud mental y discapacidades pueden llevar a una persona perder su hogar, Joyner dijo que todo el mundo está en riesgo potencialmente.

“Cuando pienso que hay un modelo particular, llegan (personas) con maestrías, (personas que han) trabajado en el Research Triangle Park y perdieron sus trabajos y terminaron sin un hogar en un albergue familiar,” ella dijo.

Pero Housing for New Hope no puede ayudar a todos los que están en riesgo. Para que las personas reciban ayuda de la organización sin fines de lucro, ellos deben obtener una referencia de un albergue, otra organización sin fines de lucro o el DDS, certificando que no tienen hogar.

El Departmento of Housing and Urban Development define una persona sin hogar como alguien “quien carece una residencia regular y adecuada durante las noches” o alguien que duerme en albergues o en “lugares públicos o privados no diseñados para, u ordinariamente usados como, regulares acomodaciones para dormir para seres humanos.”

Brown notó que las personas que han sido recientemente desalojado de sus hogares y se quedan en la casa de un amigo, por ejemplo, no califican para servicios de la organización.

¿Qué hacer si usted en riesgo de ser desalojado?

Durham lidera con el número de desalojamientos en el estado, con  900 desalojamientos al año, de acuerdo a la  información del Durham County Sheriff’s Office.

Duke Law y la organización sin fines de lucro Legal Aid of North Carolina (LANC), su unieron para crear Duke Law Civil Justice Clinic  para representar clientes en asuntos legales sobre vivienda, beneficios y violencia doméstica, entre otros.

La clínica está abierta todos los miércoles de 2 a 4 p.m. en el segundo piso del Durham County corte, localizada en 510 South Dillard St. El programa también ofrece asistencia vía telefónica. El número es 919-613-7131.

Jesse McCoy, el abogado supervisando la clínica, dijo que cualquier persona que prevea tener un problema con su vivienda, o al momento tiene uno, puede visitar o llamar la clínica por asistencia.

Legal Aid North Carolina no puede representar personas que no son documentadas o que ganen más del límite de ingresos que LANC dice que pueden hacer.” dijo McCoy. “Pero esas personas que no califican para Legal Aid pueden ir a Duke Civil Justice Clinic.”

Aunque hay cientos de casos de desalojamientos procesados en el condado cada mes, la clínica solo supervisa a cerca de 50 que son referidos por el DSS. McCoy cree las personas temen  los obstáculos que puedan encontrar contactando al DSS para asistencia de alquiler. La pérdida de un trabajo, por ejemplo, puede significar la pérdida de la custodia de un hijo.

“Nosotros queremos asegurarnos que nuestro programa por lo menos aumente la conciencia, y que las personas sepan que nosotros existimos, así se pueden comunicar con nosotros si tienen algún problema,” McCoy dijo.

Traducción por Zayrha Rodríguez. 

Cole Villena is a sophomore reporting major at the UNC-CH School of Media and Journalism. A Raleigh, N.C., native, he is a staff writer-photographer for the Durham VOICE.


Maria Elena Vizcaino is a junior journalism major at the UNC-CH School of Media and Journalism. A Miami, Fla., native, she is serving this spring as the special projects editor with the Durham VOICE.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>